CALDERA | TAMBIEN TUVO SU NOCHE DE BRUJAS

Al más estilo de las mejores películas de terror, cientos de niñas y niños de
Caldera llegaron hasta la plaza Condell junto con sus mascotas disfrazados para
participar del concurso Hallowen Pets, organizado por el municipio porteño, fue así
que las mascotas en su gran mayoría perros llegaron disfrazados con trajes muy
creativos por sus dueños, al final se premiaron a los mejores junto a sus dueños.
Carola Guevara, una de las participantes, señaló “Fue muy divertido de estar en
este concurso con mi mascota “Justin” y lo disfracé de calabaza y se ganó una
bolsa de alimento, también yo junté mucho dulces, habían muchos niño en la
plaza y donde pudimos compartir”.
Por su parte, Brunilda González, alcaldesa de Caldera, indicó “Hemos querido
hacer esta fiesta de hallowen de manera distinta con un sentido de unidad y amor
a nuestros hermanos menores que son nuestras mascotas, entonces es esta
fiesta para muchos es la fiesta de hallowen y nosotros la hemos transformado en
una fiesta Pet’s para mascotas e invitamos a niños y adultos a venir con sus
mascotas vestido con algunas características de esta fecha y esto nos permite
renovar nuestro compromiso con nuestras mascotas”.
En otro sector de Caldera como es el Cuerpo de Bomberos, quienes
tradicionalmente recibieron a muchos niños en su túnel del terror, los pequeños
llegaban con entretenidos disfraces para ingresar al recinto, pero no sabían de las
sorpresas que estaban preparadas.
El ingreso era por un túnel tétrico y con personajes que salía al encuentro como
Jason de la película Martes 13 y quien andaba con una motosierra, verdaderos
zombis, entre otros que con sus maquillajes y un música de fondo realmente
tenebrosa, donde más de un pequeño no pudo resistir tanto miedo, al final del
camino otros personajes lo esperaban con dulces.
Marcos González, comandante del Cuerpo de Bomberos, comentó “Nuestros
voluntarios todos los años realizan algo distinto y este año hemos tenido un
número considerable de niños que ingresó a mirar nuestra casa del terror y
pudimos observar que realmente hizo efecto, porque muchos de ellos salieron
llorando del cuartel, mientras que otros salían con una sonrisa ratificando lo bien
que lo habían pasado. Aprovecho de entregar mis agradecimientos a nuestros
voluntarios que han trabajado arduamente en la ornamentación del cuartel y en el
trabajo de sus propios disfraces, además de algunos empresarios y comerciantes
que no donaron dulces y caramelos”.
Los bomberos de Caldera cada año realizan esta actividad cuyo objetivo es
brindar ambientes de esparcimiento y entretención a los niños y niñas de la
comuna. Por lo tanto, en la ocasión se repartieron dulces a los pequeños y se
dispuso un operativo para el ingreso tranquilo de los pequeños con advertencia a
sus padres del alto impacto de miedo que pudiera suceder en el interior de este
cuartel.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *